Todos necesitamos ser escuchados, aunque sea por un desconocido. A esto precisamente se dedica Rey, un homosexual cincuentón, parlanchín y algo desfasado, en Orgullo SOS, la línea de atención telefónica al colectivo LGTBIQ: a dar consejos, más o menos acertados, sobre la felicidad a todo un catálogo de ciudadanos anónimos que comparten sus dudas, sus inquietudes y sus desvelos. Un joven enganchado al Grindr, un transexual femenino que se siente lesbiana, un famosísimo artista que se plantea su sexualidad, una joven que busca desesperadamente un amigo gay, un médico que ofrece cursos para ser heterosexual o una madre que pide pautas para reconocer los gustos de su hijo son sólo algunas de las llamadas a las que Rey, con su incasable defensa de la alegría, tendrá que resolver en esta comedia intimista sobre lo que somos y lo que sentimos, sobre la búsqueda de aceptación y el miedo al rechazo, sobre eso tan humano de necesitar que los demás nos quieran. ‘Orgullo SOS’ no sólo es un guiño a las minorías, sino también un homenaje a esos homosexuales que vivieron (y sufrieron) el Franquismo, los golpes y la persecución, y un retrato sobre el respeto y la tolerancia de la sociedad española. Porque, a veces, en la vida no queda otra opción que posicionarse: y tú qué eliges, ¿el amor o el odio?

Orgullo S.o.S la obra, es una obra de teatro divertida, desenfadada, atrevida, llena de momentos emocionantes y también de confesiones impactantes, manejada a la perfección por un gran Avelino Piedad, que es capaz de hacer pasar al espectador de la risa a la emoción en un solo instante.
El personaje de Rey, que interpreta Avelino, está lleno de capas, de recovecos, de pliegues ocultos que el espectador va a ir conociendo lentamente.
Orgullo S.o.S la obra, es una obra esperanzadora, una obra que brilla por si sola, que es realista, pero no quita para que en ese realismo, tengamos nuestra dosis de sonrisa, nuestros momentos de pensar.

Me encantó, como una escenografía tan sencilla, y con un teléfono como única "arma" puede ser tan convincente, puede hacer que el espectador se lo pase de maravilla, por no hablar del juego de luces, como según sea el instante, se juegue con ellas, ya os digo que de un momento a otro podéis estar riendo y a la vez llorando.
El personaje de Rey, creo que sin Avelino, este no tendría tanta fuerza, no sería igual, no lo veo con otra persona. Le empiezas a tener simpatía con la primera llamada, pero cuando por fin le conoces de verdad, se termina la obra, porque solo le pondría el "pero" de que se me hizo demasiado corta, será que como lo disfruté enormemente, quise que no se terminase.

Los gags actuales y modernos, las situaciones y llamadas tan alocadas...etc, si lo pensamos friamente, no nos parecerán para nada tan descabellado, es el mundo real, pero llevado al teatro, y creo que esa realidad que se vive hoy en día,pero contado con tanta naturalidad como en Orgullo S.o.S la obra, es maravilloso y le aporta mucho valor a la trama y a la historia.
Porque como os comentaba antes, el personaje de Rey, es un personaje con mucha historia a sus espaldas, que iremos conociendo, así que al poner a alguien de su edad y su forma de ser para coger este teléfono, ha sido ideal, porque no solo utiliza su alocada sabiduría, a veces utiliza su corazón, aunque no se de cuenta.

Orgullo S.o.S la obra, llevará no solo carcajadas a los teatros a los que vaya, a su vez, unirá a muchas generaciones.
Porque en su estreno y paso por Madrid, diré que pude ver a gente de muchas edades viendola, y lo que más me dejo impactada, es ver como un señor mayor, se emocionaba ante muchas cosas, es una obra de teatro que invita a entender y dialogar, una vez se salga por la puerta.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram