Desde que Aleksandr Solzhenitsyn sorprendió al mundo con su libro Archipiélago Gulag, se han publicado diversos testimonios y estudios que han ido completando el retrato de lo que fue el mayor sistema de campos de trabajo forzado de la historia de la humanidad. Pero han sido sorprendentemente pocos los textos que han tratado la historia de las mujeres en el gulag. Como si ellas hubieran tenido un papel residual en los campos y en la brutal represión del régimen estalinista en general. Fue todo lo contrario. Monika Zgustova, una de las especialistas en literatura e historia rusas más importantes de nuestro país, ha buscado durante los últimos nueve años a las pocas mujeres que siguen con vida de entre las que sobrevivieron al gulag para escuchar y transmitir su testimonio antes de que se perdiera para siempre. Las ha visitado en sus hogares en Moscú, Londres y París, y el resultado, contra lo que pudiera parecer, es un canto a la vida, a la literatura, a la amistad, a todas las personas y a todo aquello que les permitió sobrevivir. A través de los recuerdos y los objetos, libros y cuadernos que perviven de ese tiempo, Vestidas para un baile en la nieve, (la policía secreta soviética se llevaba a sus víctimas en cualquier momento, también cuando estaban a punto de acudir a un baile) traza el retrato de nueve mujeres y su tiempo en el gulag pero también su regreso a la vida cotidiana. Nueve mujeres, científicas, actrices, maestras, matemáticas, poetas, que son otros tantos ejemplos de superación y de profunda humanidad

Al final de este viaje literario, no sabría decir con que historia me quedaría, todas las mujeres que aparecen en este libro son un ejemplo a seguir para cualquiera que se atreva a adentrarse entre estas páginas.
Siempre nos quejamos de todo o casi todo, pero cuando conozcáis a estas mujeres que sobrevivieron al gulag, vuestra vida cambiará totalmente de color y pensaréis ¿Qué hubiese pasado si yo hubiese estado en su misma situación? ¿Habría sobrevivido?

Vestidas para un baile en la nieve, es un libro lleno de poesía, de magia y luminosidad, porque aunque en la época que las toco vivir era oscura y tenebrosa, siempre sacaron fuerzas de donde menos te lo esperas como lector, pero a su vez te reconforta saber, que algo como la poesía, literatura y otras artes, ayudaron a que el tiempo pasase largo, a que de vez en cuando soñasen despiertas...
Monika Zgustova, tiene una sensibilidad única, lo podréis percibir, entre las páginas de este libro, no nos empieza a poner fechas, datos y nombres, no, para nada, porque este libro, no es ninguna biografía, es un testimonio único, de algo que ocurrió realmente, que sucedió y que yo, personalmente, desconocía.

Cada vez que leía la historia de una de estas mujeres, tenía sensaciones distintas y contradictorias, me maravillaba la forma en la que salían adelante, la solidaridad que había, la gente buena con la que se cruzaban en el camino, pero a su vez, cada vez que me encontraba con uno de esos personajes mezquinos, me ponía a temblar, pero la determinación de más de una, me dejó perpleja y sin aliento.
Alguna de estas historias, se entrelazan, por ejemplo: entre estas narraciones me he encontrado ante más de un chaman, y a todas ellas las dijo algo, que acertó.
También, me he encontrado con nombres de escritores, músicos o poetas, que conocieron, o que por terceras personas estuvieron presentes en su vida.

Hay una cantidad de nombres de personas relevantes de todos estos años de represión o de purga, que desconocía, pero mi ansia de aprender o mejor dicho de entender mejor este siglo que tan lejos me queda, lo anotaba y corría a conocer mucho más, para así poder meterme en la mente de cualquiera de estas mujeres.
En Vestidas para un baile en la nieve , vemos el peor lado del ser humano, pero también seremos capaces de ver la bondad de muchas personas y la humildad incluso de quien no tiene nada.

Nos encontramos en este libro en diferentes puntos de Rusia, de otros países de la antigua Urss, y según iba leyendo, tenía la sensación de que no estaba para nada a salvo, como lectora también sientes y padeces lo mismo que estas nueve mujeres.
Leías y sentías que los tentáculos de Rusia, eran enormes, largos y difíciles de sortear.
A su vez, no concibo como algunos países y como ahora mismo Rusia, parece que está predestinado a tropezar de nuevo con la misma piedra y que no ha aprendido nada de lo que ocurrió.
Llamadme loca, pero ahora mismo en Rusía y en otros países del mundo, algunos derechos y/o casi todos están desapareciendo...
No creo, que lo que ocurría en este libro esté ocurriendo de la misma forma y/o manera, pero si que algunas libertades están en peligro de extinción.

Me ha encantado, como Monika Zgustova, aparte de realizar una narración en clave femenina, introduce algunos personajes masculinos clave. Porque alguna de estas historias que conoceremos, sin una figura masculina, no habrían acabado como lo hacen o ni siquiera habrían sucedido.
Alguna de estas nueve mujeres, hace hincapié en que el lector y la propia Monika, conozcan la historia de algún hombre, vinculado a lo que sucedía en aquella época.

El dicho, "lo que no te mata, te hace más fuerte" en alguna de las narraciones que leeremos será verídico, pero en otras ocasiones te emocionas por como terminaron estas protagonistas.
Un libro que te llevará muy lejos y a la vez sentirás estas historias muy cerca, una vez que lo has cerrado, te encantaría aunque duela, seguir conociendo a más y más mujeres que estuvieron en la misma situación que las nueve elegidas, no por nada en particular, o mejor dicho si, para que lo que ocurrió no caiga en el olvido.
Monika Zgustova, me ha hecho bailar en la nieve de mil formas y maneras posibles, me ha llevado de norte a sur y de este a oeste, ha sido una compañera de viaje increíble.

1 comentario

  1. Ni idea de este libro. Pero si me lo cuentas así, no lo dudo y me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)

Instagram