Victoria Montalbán, restauradora de antigüedades, vive plácidamente en Toledo, hasta que un día encuentra en su buzón un curioso anillo que data de la época vikinga. Esa misma noche empieza a sufrir una serie de sueños dantescos que parecen avisarla de una muerte violenta. Con cada pesadilla siente cómo se va transformando su personalidad, cómo sus gustos varían. Asustada por las vívidas visiones, decide acudir a un psiquiatra, que le aconseja someterse a una hipnosis regresiva en busca del posible trauma que las causa. Pero no es un trauma lo que emerge de la hipnosis, sino una vida anterior…
En pleno siglo IX, en la Toledo andalusí, Leonora de Castro, una bella mozárabe desposada con un apuesto comerciante musulmán, descubrirá las mieles de un amor apasionado. Pero su felicidad durará poco, pues una segunda esposa, un oscuro secreto y una incursión vikinga zarandearán vilmente su existencia.


Cualquier mínimo detalle como una canción, un olor, un objeto…son capaces de despertar nuestros recuerdos vivamente. Es nuestro cerebro, por decirlo de alguna manera, el responsable de que estos pequeños “chispazos”, nos hagan revivir ciertos momentos pasados. En ocasiones, las emociones “liberadas” pueden ser positivas como, el amor, la felicidad o la ternura, y en ocasiones, pueden  ser negativas, como el miedo, la ira…
¿Qué pasaría, si un pequeño objeto, tuviera el poder de cambiar de la noche a la mañana, tus gustos, tus creencias…toda tu vida?. Algo así le sucedió a Victoria, cuando un anillo llegó misteriosamente a sus manos, desde ese momento, unos sueños demasiado reales la atormentaban, hasta el punto de pensar que había perdido la cordura, pero gracias a esos sueños, vivirá la mayor aventura de su vida y de la cohesión de pasado y presente se reencontrará con su verdadero amor.

Si tuviera que definir en una sola palabra este libro, para mí sería, sorprendente. Es un libro que pocos “peros” le veo. Todo está muy cuidado, podrías estar en el Toledo del siglo IX, perfectamente, sentir como era el día a día, o estar rodeada de vikingos, además, la ambientación de los distintos escenarios es muy ligera, no te satura con un exceso de datos y detalles.
La historia está narrada en primera persona, de forma lineal, hay muy pocos saltos al presente, lo cual es bueno, pues así te centras mucho más en el argumento del libro, demasiados saltos entre presente y pasado, en ocasiones hacen que pierdas el hilo argumental y te aburras. Con un estilo nada rimbombante, es muy fácil y agradable a la lectura.
El argumento está muy bien construido, todo, hasta el más mínimo detalle encaja en esta historia, es como un puzzle en el que todo se va integrando a medida que avanza la historia.
Pero para mí lo mejor son los personajes, todos ellos irán sufriendo una transformación a lo largo del libro, tal vez los vas conociendo mejor. Todos tienen un papel, principales y secundarios y por ello todos están bien definidos, no son planos, tienen su personalidad. Dotados de carácter, mujeres fuertes, y hombres que en el fondo no son rocas aparentes de sentimientos.
Ni que decir tiene que los personajes principales, Leonora y Gunnar, en los que se centra todo el peso de la trama, te harán sentir que vives un choque de trenes. Pero un personaje, por el que siento cierta ternura es una anciana que tendrá mucho peso, tanto en este libro como en el resto.


Los Tres Nombres del  Lobo es un libro que tiene todo lo que busques y más. Es una historia intensa, adictiva, que te hará sentir que el amor, es el epicentro de nuestro mundo, de nuestras vidas. 

3 comentarios

  1. He leído bastantes buenas críticas a esta novela. Habrá que darle una oportunidad =)
    Un saludo, Annabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te arrepentirás!!! Te lo aseguro

      Eliminar
    2. Después de éste está tras las huellas del lobo que es la segunda parte de la historia e igual de fascinante. A mi me enamoró

      Eliminar

Gracias por tu comentario :)

Instagram