¿Tiene la literatura la capacidad de curar? Esta novela nos muestra que estar con la persona inadecuada puede convertirnos en inadecuados y que la vida siempre nos presenta una segunda oportunidad, solo hay que encontrar el libro apropiado. Este podría ser el tuyo. Hay novelas que sirven de bálsamo y otras que provocan catarsis, títulos que proporcionan alegría y otros que ayudan a procesar la tristeza. Dentro de los libros habitan claves que pueden dar sentido al pasado o iluminar el camino al futuro. Todos nos hemos enamorado alguna vez de la persona equivocada. Silvia también. Ella descubrió que, a veces, un libro puede ser la mejor medicina. Silvia está a punto de cumplir cuarenta años y vive en París. Es la amante de Alain, un hombre casado que cada noche le cuenta la misma historia para retenerla; ella, a pesar de saber que ese cuento no es cierto, cae una y otra vez en la tentación de creerle. Su mejor amiga la convence para que visite a un entusiasta y enigmático consejero capaz de curar a través de la literatura. Gracias a autores como Oscar Wilde, Italo Calvino, Gustave Flaubert, Terry Pratchett o Mary Shelley , Silvia aprenderá valiosas lecciones, que de poco servirán cuando Alain reaparezca y disuelva lo que ella había construido: «Me equivoqué. Te necesito, no sabes cuánto». Y ella volverá a caer en sus redes como una polilla en una lámpara de camping. Gracias al poder de las historias, Silvia se enfrentará a las páginas oscuras de su propia vida, a todas esas zonas borrosas de sí misma. Pero en ese camino de baldosas multicolores también aparecerán obstáculos...
Querida Sofía Rhei:

Con espérame en la última página, me he sentido atraída por comienzos o inicios nuevos, me he puesto nombre de hada, me estaba olvidando de algo pero no sabía exactamente de que o de quien y he encontrado respuestas no solo en las preguntas que planteas en este libro, sino en mi misma.
Podría seguir diciendo cosas maravillosas de espérame en la última página, el cuál,tiene la capacidad de curar, de hacernos pensar, de dejarnos con la boca abierta...Pero no lo haré, porque eso se lo dejo a otros lectores.

Conozco París de bastantes veces, la primera vez que fui me dejó sin palabras, y eso que solo tenía 14 años, pero creo que fue en la última ocasión que visite esta fascinante ciudad,cuando me dí cuenta de que cada vez que iba, veía a la ciudad de las luces ,con distintos ojos y de diferente manera, así que París, ha sido el escenario perfecto no solo para que se mire al espejo Silvia, sino para que también lo haga el lector, y yo misma, en este caso.

El nombre de Silvia, y el personaje de Silvia, al lector les va a resultar de lo más interesante, les va a gustar mucho, porque has creado un personaje de carne y hueso, que aunque no lo veamos porque está dentro del libro, de alguna forma, forma parte de nosotros mismos como personas.
Aunque debo de confesar, que es el terapeuta, el que con su aparición, ha llenado los huecos o las preguntas que Silvia se hacía en silencio y como lectora, ha llenado mis silencios también.
Este terapeuta no ha sido un personaje más, ha sido el personaje por excelencia, ese personaje que es un nexo común para muchas cosas, pero que no te das cuenta o no eres consciente de que hace realmente por el personaje, pero creo que tanto para Silvia como para mí, ha sido una de las mejores terapias literarias de los últimos meses.

Espérame en la última página, no solo es una novela de personajes y escenarios, es una novela con la que aprenderás a avanzar, una novela que te dará fuerzas para convertirte en esa bruja que ansiabas sacar, una novela tan original que te deja con un buen sabor de boca.
Alabar la exquisita pluma de Sofía Rhei, porque no solo nos ha mostrado una historia fuera de lo común, sino que en el interior de este libro nos ha dejado pequeños tesoros y lecciones humanas y literarias.
Necesitaba leer algo así, sigo pensando en Alain, en Silvia, incluso en las compañeras de oficina de Silvia, una vez cerrado el libro. Os encantará de principio a fin.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)