Las reflexiones de Marian Keyes, de la primera a la última, despiertan de forma inmediata una deliciosa sensación de complicidad. Sabíamos que el mundo actual podía ser, por momentos, divertido y absurdo, lo que no sabíamos era la opinión de Marian Keyes. He aquí la respuesta, una auténtica lección de humanidad.
















Querida Marian Keyes:

He leído todos tus libros publicados en España y siempre te he admirado por crear historias humanas, con personajes tan reales como yo misma, e incluso he llegado a pensar que te habías inspirado de algún modo o manera en mí.
También gracias a ti, fui repostera por una temporada, si, tengo tu libro de cocina guardado como oro empaño y más de una vez he podido hacer alguno de tus ricos postres, aunque también más de una vez, he temido porque la casa ,no saliera ardiendo.

Quiero darte las gracias porque mi vida: manual de instrucciones , llegó en un momento de bajón, de crisis, de locura momentánea a dos preguntas: ¿Qué leer? y ¿Qué debo hacer con "x" e "y"? 
No lo dude ni por un segundo, necesitaba que me dieses ese manual de instrucciones,aunque por otra parte, ansiaba poder devorar el libro y conocerte un poco más.
También es verdad, que he leído algún artículo que otro tuyo, que aparecía en tu web, pero los artículos en revistas y periódicos los desconocía, así que aquí va mi veredicto final. 

Gracias, por hacerme reír en alto, hasta que mis lágrimas salieron y me tuve que desabrochar el botón del pantalón porque me dolía la tripa.
Gracias, por tu sentido del humor incluso en los momentos más serios y preocupantes siempre metes esa pizca de locura momentánea divertida, gracias por hacer que las cosas más "graves" o más "serias" puedan tomarse de otra manera y que si te lo tomas con tu sentido del humor y tú filosofía, pronto lo negro puede tornarse de color gris o incluso blanco.

He adorado tus detalles de los países que has visitado, me ha encantado saber que sigues a la selección de Irlanda y que por donde has ido, siempre te han pasado situaciones peculiares e interesantes.
Sobre la sección de belleza no paraba de ir a la cocina a incordiar a mi pobre madre para hacerla preguntas tales como: ¿Entonces la reina Letizia, que hará con sus pestañas postizas? o ¿Crees que debería cambiar de peluquero o cambiarme...? 

Los momentos de cuando conociste a...me moría por el de Marian Keyes conoce a Bono, es uno de mis cantantes favoritos y hablas tanto de él en este libro, que pensaba que aparecería de carne y hueso...tú ya me entiendes.
Hablando de "el mismo" me lo he pasado genial con la relación que tenéis, tus respuestas y las de él, ha sido de lo más divertido del libro, digamos que a su vez fue un pequeño gran descubrimiento.

Manual de instrucciones de Marian Keyes, ha sido un bálsamo contra el dolor, contra la rabia, contra la tristeza, contra muchas cosas.
Marian, se abre un poco en canal al nuevo y al viejo lector, lo hace sin pelos en la lengua pero de manera tan natural que en ocasiones abruma, pero siempre, cuando termines de leer un artículo la sonrisa vendrá a tus labios.
Aunque tenéis que leer entre líneas, muchos de estos artículos aunque están contados con mucha naturalidad, hay un poco de dolor, de resignación por esa "locura" que Marian llama.
Gracias Marian, este manual de instrucciones será el manual de más de uno/a.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram