Joana y Valentin se encuentran en plena crisis matrimonial; no se soportan y se pelean sin cesar. En un intento por romper esa destructiva dinámica y recobrar la armonía perdida de sus primeros años de convivencia, deciden acudir a una terapia de parejas. Pero en cuanto cruzan la puerta de la consulta comienzan de nuevo sus disputas sin sentido y cada uno procura manipular al terapeuta para que no vea más que los defectos del otro. Este les propone sin éxito varios ejercicios para restablecer el diálogo entre ellos. Agotados por la sesión, deciden hacer una pausa, tras la cual el médico regresa turbado y, con aire ausente, sugiere a la pareja la posibilidad de separarse...







Leer a Daniel Glattauer es una delicia, es una terapia para el lector, es una dosis de realidad con un poco de azúcar.
En esta terapia amorosa, aprenderás a escucharte a ti mismo, daremos por hecho que no somos perfectos, aprenderemos a pedir disculpas o no...porque lo maravilloso de este libro es que es casi al final cuando casi no esperamos nada más, lo vuelve hacer, Daniel Glattauer utiliza su formula secreta para dejarnos fuera de su terapia o de su juego.

Es una historia de la que quieres llegar al final, pero no porque te este disgustando o porque quieras pasar a otra cosa, quieres cerrar el libro para ponerte a pensar en todo lo que este autor nos dice de la mano de un terapeuta algo peculiar.
Terapia amorosa, nos dejará al terminar de leerlo un silencio cómodo, bonito, original, divertido, porque también los silencios, tal y como los cuenta este autor, son una maravilla.

Esta no es una novela de personajes, es una novela de personas y escrita con un puño que debemos ir abriendo poco a poco, con cuidado y con mimo, porque es como si se tratase del corazón.
Llena de metáforas, de situaciones extrañas, pero con un denominador común, una sonrisa enorme que es la que tendrás al acabar esta sorprendente historia.
Leer a Daniel Glattauer es mejor que el chocolate.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)