Saroo Brierley es un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta, a miles de kilómetros de casa. Tras un largo viaje acabó siendo adoptado por una pareja australiana. Veinticinco años después, con la única ayuda de Google Earth, Saroo intentará encontrar a su familia biológica

-ESTRENO ESTE VIERNES- 











Lion, me ha dejado con la boca abierta. No solo por la historia tan bella e intensa que tiene entre manos, sino por la cantidad de niños que se pierden o desaparecen en la India al año, y en la película se ve, como las autoridades hacen por ello.
Esta película es un pedazo de cielo en el infierno, nos muestra con gran talento y mimo, una historia basada en hechos reales, donde un crío de cinco años tras desobedecer a su hermano, va camino a Calcuta sin saberlo.
Nos muestra ese infierno que es Calculta y como Saroo, lucha cada día por sobrevivir y lo hace soñando con que algún día volverá a su hogar y se encontrará con su familia.

Me indignó y se me llevaron los demonios, cuando el pobre crío pide ayuda, y a nadie le importa, todos le hacen quitarse de su camino, en una ciudad como Calcuta, te das cuenta de que o cada uno va a su puñetera bola, o solo se intentan aprovechar de un crío que parece indefenso, pero que es mucho más listo que ellos, porque en su corta edad, ha vivido mucho.
Es una historia maravillosa, con un actor que hace de Saroo, cuando es pequeño, que te enamora, que te cautiva con solo mirarte.

Es una película en la que Saroo, cuando es mayor y parece que lo ha olvidado todo, incluso de donde viene porque ha sido por suerte adoptado, algo en él, empieza a removerse en su interior y empieza una búsqueda, y empiezan las preguntas ¿y si? ¿y si?
Como espectador te embarcas con él en la búsqueda y deseas que todo salga bien, que por fin encuentre la paz.

Si he hablado antes del actor que interpreta al niño cuando tiene 5 años, diré que en esta producción Nicole Kidman está soberbia, la he visto con el brillo de antes, con una interpretación fabulosa y a un Dev Patel, que me ha quitado el aliento, este actor es maravilloso y a mí, me ha conmovido mucho.
Se necesitan más películas "basadas en hechos reales" que no solo muestren la cara amable, sino que se atrevan como Lion, a dar un golpe en la mesa y denunciar que hay miles y miles de niños desaparecidos en La India, y que tal y como vimos en la película, lo que hacen por ellos, es insuficiente.

Lloré y reí, sufrí y respire tranquila varias veces, para seguir en tensión...Por favor, no dejéis escapar esta preciosidad, no os perdáis una historia llena de tacto y bien narrada, en donde los buenos momentos se unen con las pesadillas, pero ante todo, no deis la espalda a un drama que es real.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario :)

Instagram