Una coincidente cadena de sucesos viene a enturbiar la rutinaria y tranquila existencia de la psicoterapeuta Mercedes Lozano.
Inquietantes llamadas telefónicas anónimas y cartas; el inicio de una relación afectiva con Miguel Vergara, un psiquiatra que ejerce de médico forense, con una traumática infancia de la que no termina de desprenderse; un complicado tratamiento psicoterápico de una paciente, Marina Daroca, y la aparición en escena de un hombre que solicita su ayuda profesional y cuya mirada “hiela la sangre”, ponen su vida boca abajo y la sitúan al borde del precipicio emocional.








La profesión de Mercedes Lozano es la psicoterapia, ayuda a los demás a solucionar sus traumas, no solo los de la infancia. Esto no sería nada relevante de no ser porque, ella misma, tiene ciertos traumas que la acompañaron durante toda su infancia, y edad adulta. Problemas con una madre egoísta, problemas con rencillas de familias en el pueblo, incluso, problemas para superar el abandono del que fuera su prometido.
Esto último en especial, marcó sus relaciones con los hombres, hasta que apareció en escena Miguel Vergara, un interesante forense. Automáticamente, ambos se sienten atraídos, sin embargo, Mercedes empieza a notar algo extraño en él.
Por lo demás, sus días están marcados entre pacientes, algunos con un mayor grado de cercanía a ella, podría decirse incluso que, traspasan la línea de paciente y se convierten en algo parecido a amigos, pero solo en casos muy especiales, como podría ser Marta, su secretaria o Marina. Una paciente por la que siente un instinto de afecto y protección, nacido de la situación que la llevó a su consulta; los malos tratos. Los cuales, hicieron que Marina necesitara la ayuda de Mercedes, después de mucho, la terapia parecía que estaba surtiendo efecto, hasta el día en el que Marina conoció a Marcos, un hombre que aparentemente era todo lo que necesitaba; guapo, educado, protector…Sin embargo, a medida que la relación de Marina se va fraguando, algo alerta a Mercedes sobre ese hombre, lo que desconoce es, si la causa de su recelo es la nueva pareja de su paciente o su propia situación con Miguel.
Poco a poco, Mercedes se ve envuelta en un ambiente angustioso y opresivo causada por llamadas anónimas, un nuevo paciente que le pone los pelos de punta, su relación con Miguel, que cada vez es más toxica, su imposibilidad por ayudar a Marina...¿En qué momento Mercedes dejó de ser un mero observador,

Durante la lectura de este libro, tienes que recordarte que debes respirar, puede parecer exagerado lo que digo, pero es un thriller en el que con cada página, percibes la tensión que emanan todos sus personajes. Los personajes están tan bien definidos, no físicamente, si no, sus personalidades que son consecuencia de sus traumas de la infancia, en algunos casos, como puede ser la manipulación, falta de estima, la culpa, etc.
Reconozco que a mí el terror no me impresiona mucho, pero el terror psicológico si, y en algunos momentos, este libro te ponen los pelos de punta, en otros sientes angustia por las situaciones que surgen y en otros, te sale la mala leche.
María José Moreno, creo que ha construido una historia que entremezcla varias tramas, jugando con el pasado y el presente. En el que hay dos narradores, Mercedes y el otro personaje, que no diré quién es, y  que creo que en los próximos libros, jugará un papel muy importante, o eso espero. No esperéis una estructura lineal, a lo largo de todo el libro, surgen giros inesperados, el final más aún, es cierto que una parte la esperas, pero el desenlace final te deja totalmente sorprendida.

La caricia de Tánatos, trata temas muy reales y duros, situaciones que por desgracia vivimos día a día, en el que el detonante son emociones primarias como pueden ser el amor, el miedo, la ira, la venganza.
La escritora nos demuestra que todos, por muy fuertes que seamos, tenemos resquicios, fisuras o situaciones pasadas que nos marcaron y por ello, podemos ser manipulados e incluso sometidos por alguien que quiera hacernos daño.


Una lectura totalmente recomendable, estoy deseando poder leer los otros dos libros que componen esta trilogía. María José Moreno, es capaz de provocarte pavor sin necesidad de verter una gota de sangre, haciendo que te sientas indefensa al ser consciente del poder que puede tener una persona de mente enfermiza y retorcida, si quiere hacerte daño.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)