Verano en Brooklyn. Los padres de Jake acaban de mudarse a la casa de su abuelo. Hace años que la madre de Tony alquila la tienda de abajo. Los dos chicos, Jake y Tony, de trece años, descubren que comparten muchos intereses: el arte, los videojuegos, las chicas. Muy pronto se convierten en aliados, no solo contra los chicos del barrio, sino también contra la disputa por el alquiler que ha surgido entre sus padres. En un intento de detener el inexorable efecto que la discusión tiene en su amistad, se les ocurre una forma de protestar.









Las películas "Made in Sundance" son de mis favoritas, el festival de Sundance, que hace algunos años era un completo desconocido, ahora las películas que se presentan ahí y en Tribeca, son las que no me pierdo y las que tienen mucho que aportar a nuestras vidas, y si el año pasado quedé prendada con "Yo, él y Raquel", en esta 64º Festival de cine de San Sebastián he descubierto una segunda joya, junto a la película de Ken Loach.

Creo que seguramente, pasará muy desapercibida y que la gente pasará de ella, por alguna otra apuesta un poco más segura, pero os tengo que decir, que saber que Greg Kinnear era parte del reparto, también hizo mucho.
Verano en Brooklyn nos muestra los cambios en la vida de un solitario pero talentoso joven llamado Jake y los de su familia, que se mudan a Brooklyn tras la muerte de su abuelo.

En estas películas "Made in Sundance o Tribeca" siempre nos quieren enseñar la parte desconocida de la ciudad, del pueblo o en este caso del barrio, porque muchos de vosotros seguramente cuando escucháis hablar de Brooklyn, pensáis en pandilleros, peleas, lugares oscuros...
Pero en esta ocasión, vemos la luz de la ciudad de Nueva York, proyectada en este barrio y lo hacemos de la mano de dos clases sociales distintas, como la de Jake y la de su nuevo amigo Tony.

Ira Sachs, es consciente de que quiere mostrar al espectador lo difícil que son las decisiones y como las cosas pueden cambiar de la noche a la mañana.
O como las decisiones que tomen los adultos, pueden repercutir en una amistad verdadera como la de Jake y Tony.
Creo que muchas veces somos egoístas, que nos dejamos aconsejar por personas ya sean ajenas o sean familia, que solo miran por su interés y no por el de los otros.
Un verano que pasa rápido, un verano con sabor latino, un verano divertido, delicioso y entrañable, así ha hecho Ira Sachs  este Verano en Brooklyn


Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)