Madrid, verano de 2011. Crisis económica, Movimiento 15-M y millón y medio de peregrinos que esperan la llegada del Papa conviven en un Madrid más caluroso, violento y caótico que nunca. En este contexto, los inspectores de policía Alfaro (Roberto Álamo) y Velarde (Antonio de la Torre) deben encontrar a lo que parece ser un asesino en serie cuanto antes y sin hacer ruido. Esta caza contrareloj les hará darse cuenta de algo que nunca habían pensado: ninguno de los dos es tan diferente del asesino.
- ESTRENO 28 DE OCTUBRE 2016 -













Que dios nos perdone, es sin duda una sorpresa con mayúsculas, es una de esas películas en las que no sabes ni como empieza, ni como acaba, ni que pasará en el medio.
Llena de tanta tensión que hará que salgas del cine con los nudillos blancos de tanto agarrarte a la butaca.

Es una película profunda y llena de capas que no te dejan ver el interior pero lo intuyes, esta película es como una cebolla en la que poco a poco, conforme la veamos, se irá descubriendo mucho de ella, que se ocultaba a los ojos del espectador y os dejará con la boca abierta y los ojos de par en par.
Me quito el sombrero ante tal guión y ante tan sublimes actuaciones, la de todo el elenco de Que dios nos perdone.

Roberto del Álamo y Antonio de la Torre, cada uno a su manera se come la pantalla, pero es que están grandiosos, y es que el director, ha creado a dos monstruos, o mejor dicho, estos dos monstruos de la interpretación, se han superado.
Porque no es nada sencillo el interpretar a alguien como son: Alfaro y Velarde.
También, hay un poco de humor negro, pero que va acorde con la historia, que te hace tranquilizarte un poco, y sonreír aunque sean dos segundos.

No es la típica película española llena de tópicos, y es que últimamente no solo estamos haciendo buen cine en este país, sino que se apuesta por guiones que se salen de lo común, que no son los típicos que nos tienen acostumbrados, sino que cuanto más rocambolesco sea,más potente y complejo, en todos los aspectos, mucho mejor.
Y es que se ha aprendido a arriesgar, y esta producción es una prueba de ello.

Volviendo a la película, os diré que de verdad que es alucinante el trabajo que han hecho Roberto y Antonio, no solo sus personajes son la complejidad personificada, sino que el trabajar la tartamudez por un lado y el carácter de Roberto por otro, ha debido costar sangre y sudor, pero desde este humilde espacio, no he visto desde hace tiempo, unos actores que me dejasen como me han dejado, tocada.

Rodrigo Sorogoyen, no nos muestra todas las cartas y se guarda a un as en la manga que será capaz de desencajaros la mandibula al verle cambiar su expresión de un segundo a otro.
Así que, para no fastidiaros la sorpresa, solo decir que, agarraros que vienen curvas.
Nunca Madrid en una película, llego a ser tan interesante y fascinante como en Que dios nos perdone.

2 comentarios

  1. Cómo me gustan estos actores, pero sobretodo Antonio de la Torre, es de mis favoritos =)
    Espero verla!

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Que el guión de Que Dios Nos Perdone haya sido premiado hace que tenga curiosidad por ver esta peli ya!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)