Un Corazón Normal sigue siendo una de las obras teatrales de mayor reconocimiento a nivel mundial. Cuenta la historia del inicio de la crisis del VIH-SIDA en Nueva York a principios de los años 80. En este clima de emergencia por una enfermedad desconocida, la historia expone el riguroso conflicto sobre las políticas nacionales estadounidenses de sexualidad, destacando la incansable lucha de los activistas homosexuales por exponer la creciente epidemia y obtener medicamentos apropiados.







Un corazón normal está basada en hechos reales y lo que se cuenta en esta obra de teatro te cabrea de tal manera, que te gustaría meterte en una cápsula del tiempo e intentar cambiar las cosas que sucedieron a finales de los años 70 y principios de los 80, en una ciudad tan conocida como Nueva York, pero tan chapada a la antigua que deja al espectador ojiplatico, porque no te lo esperas.

En la ciudad de los rascacielos lentamente el VIH se está cebando con la comunidad gay, pero parece ser que como es un colectivo que no interesa en esa ciudad o es incomodo para el gobierno de ese estado, pues para que hacer nada.
El resto de la gente está callada y solo la doctora Dra. Linda Laubenstein intenta ayudar a los que van a verla pero da palos de ciego porque no tiene ayudas suficientes.

Solo una voz en medio de la tormenta, una voz incomoda y algo irascible pero con los pies en el suelo junto a unos amigos empezará a hacer ruido.
Ned Weeks escritor sin pelos en la lengua es capaz de molestar con su pasión hasta a su propio hermano, pero también será un grano en el culete para el ayuntamiento de esta ciudad.

El enamorarse no entraba en los planes de Ned Weeks, pero su corazón lo decide y encima lo hace de Felix Turner que trabaja para el periódico que podría cambiar el mundo y su ciudad con un solo artículo el New York Times, pero que mejor "correr un estúpido velo".
Pero con el paso del tiempo Ned y Felix se van consolidando como pareja y aunque se apoyan en todo,cuando se nombra algo del ayuntamiento de Nyc, Ned se enciende, pero no es para menos, está perdiendo lentamente a amigos y conocidos.

Ned Weeks, funda una asociación con varios amigos de lo más diverso, con mentalidades distintas pero con ganas de luchar y hacer reaccionar a la comunidad gay, pero cuando se montan asociaciones y demás, siempre termina habiendo diferentes opiniones, pero el ruido que hacen no pasa desapercibido.

Una obra de teatro coral, en donde el espectador se tiene que creer que en Nueva York, durante la década de los años 80, en un país como es Estados Unidos se solicitó ayuda para combatir el VIH  y ese país tan genial como es Estados Unidos, entre comillas, se empeñó en ignorar un problema que creían únicamente de homosexuales.

Cada vez que veo algo en el cine como es el caso de Trumbo o "Un corazón normal" en el teatro, te das cuenta de que Estados Unidos ha evolucionado un poco pero no mucho, y que creo que se debe de sentir avergonzado con el trato o con como llevo alguna de sus políticas.
Si hubiesen reaccionado a tiempo, muchos de los que murieron, estarían vivos porque hay personas como la doctora  Linda Laubenstein  y otros colegas intentaban mantener la enfermedad en "stand by".

El elenco de esta obra de teatro está muy bien , tiene momentos en donde el tono de la obra se vuelve un poco desenfadado, pero la mayoría del tiempo es muy intensa y está llena de frases y de diálogos que se te clavan en el pecho.
Todo el mundo debería interesarse por conocer algo más de historia real, aunque nos pille demasiado lejos.
Imprescindible.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario :)

Instagram