Un exitoso ejecutivo que lucha por entender su desconexión emocional, tras la repentina y trágica muerte de su mujer, en accidente de coche. A pesar de la presión de su suegro para recuperarse, Davis continúa desconcertado y lo refleja desmontando compulsivamente objetos de su alrededor, cada vez más llamativos. Lo que comienza como una carta de queja a una compañía de máquinas de golosinas, se convierte en una serie de cartas que revelan impactantes reacciones personales a la compleja situación que está viviendo. Las cartas de Davis atrapan la atención de la representante de servicio al cliente Karen (Naomi Watts). En medio de sus propias cargas emocionales y financieras, los dos extraños forman una rara conexión. Con la ayuda de Karen y su hijo, Davis comenzará un proceso de reconstrucción, empezando con la demolición de la vida que alguna vez conoció.
-ESTRENO 1 DE JULIO-




El actor Jake Gyllenhaal me encanta como actor, es de mis actores favoritos del mundo mundial, y humildemente,creo que tiene un talento innato para elegir proyectos diferentes, raros,originales pero que no dejan indiferente a nadie como es la película de Demolición.
Imaginaos que perdéis lo que más queréis pero al mismo tiempo lentamente vais descubriendo que hasta este mismo instante no habíais mirado nada, ni os habíais dado cuenta de nada de nada y os volvéis un poco locos o mejor dicho, empezáis a vivir.

Pues Davis, es como si despertase de un largo letargo y se hiciese miles de preguntas que no puede resolver por lo que empieza a mandar cartas a una empresa y estas son respondidas con una llamada y desde entonces, desde la aparición de Karen Moreno, nada será igual, pero creo que quien marca la diferencia no es Naomi Watts o Jake, sino el hijo de Naomi en la película, al haber un niño en esta película hace que Davis se comporte de una forma con Karen pero con su hijo sea como nunca en la vida ha sido: mortalmente franco y directo, sin medias tintas, directo y eso no suele gustar.

Es una película un tanto singular, pero también para aliviar la tensión de algunas escenas, el director hecha mano al humor, un humor a veces limpio sin trampa pero en otras ocasiones es un tanto o un poco a lo Sheldon Cooper.
Para empezar a levantarte tienes también que caer y Davis se cae en varias ocasiones pero también se levanta y para ello la música y destruir son buenas aliadas.

Me ha dejado un buen sabor de boca, el ritmo, los diálogos, el contraste de personajes y su procedencia, pero a su vez, la banda sonora tan bien escogida que hará que todo tenga sentido.
Los secretos oscuros aparecen como un personaje que no te esperas pero necesario para que mantengas el interés hasta el final.
Una película muy simbólica pero que te llegará directa al corazón, dirigida de forma muy elegante y con unas actuaciones que no dejarán indiferentes.
Chapeu todos los actores y actrices.
-Agradecimientos a la distribuidora

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram