Una botella lanzada al mar, recogida y olvidada en una comisaría de plicia. En el interior, un grito de ayuda escrito con sangre. Cuando el mensaje llega al Departamento Q, responsable de casos sin resolver, han pasado 8 años desde que fue escrito. Un nuevo y misterioso reto se presenta para el impredecible Carl Morcky y su ayudante Assad. Conseguirán aclarar esta inquietante situación?
Basada en el tercer libro de la saga creada por Jussi Adler-Olsen, Redención es probablemente la película más ambiciosa  de “Los casos del Departamento Q”.


-ESTRENO HOY-











Tercera entrega  deLos Casos del Departamento Q  basada en el libro “El mensaje que llegó en una botella “de Jussi Adler-Olsen.


Como en sus predecesoras, “Misericordia y “Profanación” “para ver reseñas, pinchar aquí, y aquí,  a medida que va avanzando la trama, la atmósfera cada vez es más oscura, más inquietante.

Con el listón muy alto por las anteriores entregas, esta tercera parte, tiene el mismo buen hacer que sus predecesoras. Hans Petter Moland director de “Redención”, las anteriores fueron dirigidas por Mikkel Norgaard, sigue la misma estela de su predecesor, pero se aprecian ciertos cambios.  En las anteriores, el ambiente es oscuro, incluso en algunos momentos se siente  agónico, sin embargo en “Redención”, la sensación de ver como se estrecha el cerco no parece tan agónica, al menos a mí no me lo pareció. En contra posición, en esta última, el suspense de quién es el “malo” es mucho antes, en las anteriores eso se desvela más avanzada la trama.

Por mi parte, me sigue costando imaginar que los nórdicos tienen una mente tan retorcida y enferma, que queréis que os diga, después de “Millennium” mi forma de verlos cambió. Antes los veía como gente paciente, calmada, amable; pero vamos, que en todas partes cuecen habas.     

Con respecto a los personajes; los que hasta el momento eran “secundarios” empiezan a tener más peso en las historias, como puede ser Rose Knudsen, la ayudante de Mørck y Assad, el resto de compañeros del cuerpo. Indudablemente, todo el peso de la película recae sobre Mørck y  Assad, la antítesis el uno del otro. Dos hombres opuestos y a la vez complementarios.
Donde Mørck es un hombre con un trauma subyacente, que se mantiene a flote emocionalmente, gracias al trabajo. Un hombre distante, terco, cuya sinceridad corta como una navaja, pero con una enorme capacidad para entender la mente humana, en concreto,  las mentes más enfermas y retorcidas.
Assad es empático, emocional, con unos fuertes valores y creencias. Valores que son el salvavidas de su compañero en muchos momentos.
Ambos actores hacen unos papeles espectaculares, empastan totalmente el uno con el otro y los hacen creíbles al cien por cien.

Que una segunda parte sea buena, es raro, pero que una tercera parte siga sosteniendo en vilo al espectador, es algo muy raro y digno de verse. Cierto es, que no a todo el mundo le gustan este tipo de historias. Historias que cuentan sórdidos y oscuros secretos, con personajes que han “canalizado” el dolor que les infringieron, de una forma cruel y enfermiza. En ocasiones, para vengarse y en ocasiones, para justificar sus crueles actos por todo el sufrimiento recibido.


“Redención” tal vez sea la liberación de los secretos, de las culpas…al menos, para alguien.

1 comentario

  1. No sabía que había pelis de estos libros. Aún no los he leído. Pero voy a tener que ir haciéndoles hueco para ver las pelis.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)