La cantautora y pianista Judith Owen es conocida por su pasión por la variedad musical y por su manera tan particular de combinar todas estas influencias.  ‘Somebody’s Child’ es la culminación de esta mezcla: con voz y piano en un primer plano, las canciones son viñetas de la vida creadas desde la perspectiva de que todos somos “Somebody’s Child” (“Hijos de Alguien”). Es un disco acerca de nosotros.  
 
“Por naturaleza, soy diversa musicalmente. Así soy por toda la música a la que fui expuesta mientras crecía: desde opera a Sinatra, de Joni Mitchell a Stevie Wonder, y todo lo que queda en medio”, dice Judith. 
 
Mientras que el aclamado ‘Ebb & Flow’ (2014) era un disco personal, y también una carta de amor a Laurel Canyon, ‘Somebody’s Child’ salta de la confesión a la observación, recurriendo de nuevo a los mismos músicos de aquel disco anterior: la crème de la crème de Los Angeles, el bajista Leland Sklar, el guitarrista Waddy Wachtel y el batería Russell Kunkel; e incorporando a los músicos de Judith para crear una nueva y fresca dinámica: el percusionista portugués Pedro Segundo y la violonchelista inglesa Gabriella Swallow).
 
“Es muy británico lo de disfrutar mezclando todos estos estilos. Es clásico. Es pop. Hay jazz. Hay rhythm and blues. Y algo de rock también entra en el cóctel”, resalta Judith, refiriéndose al tema pastoral y melancólico ‘No More Goodbyes’, y a otro más rockero ‘We Give In’. 
 
La canción que abre el disco, y que da título al mismo, viene arropada por un cuarteto de cuerda y “es el corazón del álbum. Marca el tono y es una declaración de intenciones. Mira, en pleno invierno yo estaba en Nueva York y vi a esta hermosísima joven embarazada de casi nueve meses, caminando descalza sobre la nieve y vestida tan solo con una bolsa de basura que dejaba asomar su barriga. Yo cruzaba la calle con el resto de peatones, tratando de evitarla, cuando pensé, ‘ es hija de alguien, y si mi vida hubiese sido diferente, bien podría ser yo. O cualquiera de nosotros. ¡Estamos tan deshumanizados! Y todo este disco versa sobre volver a conectar con nuestra humanidad, ver lo que nos rodea, descartando, aunque solo sea por un momento, nuestro estado de negación continua”. 
 
Hasta hace poco, el foco de Judith estaba dirigido hacia sus propios sentimientos. “Hice ‘Ebb & Flow’ justo después del fallecimiento de mi padre”, explica ella, refiriéndose al cantante de ópera que fue tanto influyó en su vida. “Mucho después escribí ‘No More Goodbyes’ acerca de lo difícil que es reconocer que hay alivio en desprenderse, que hay una necesidad de terminar con el dolor”.  Aunque es un asunto muy serio, Judith añade que este nuevo disco suyo “es mucho más alegre y vital”. 
 
“’Mystery’ probablemente sea la canción de amor más sincera que he compuesto. Ya es complicado de por sí el cómo cada uno de nosotros encontramos el amor; pero el cómo nos mantenemos unidos es el verdadero misterio”, reconoce Judith con cierto regocijo. “No hay planificación. El último verso, que es el más importante ('It takes patience, it takes time, today we might quarrel, tomorrow we'll be fine' / ‘Requiere paciencia, y lleva tiempo, hoy quizás discutamos, mañana estaremos bien’) es la clave de todo. Como se suele decir, se trata de estar a las duras y a las maduras. 
 
“Mi pareja no sigue las normas románticas”, dice Judith de su compañero Harry Shearer (Spinal Tap, the Simpsons). “Sin embargo, estoy con alguien que me hace reír, que me adora, y con quien paso los mejores ratos”. Judith convierte esas observaciones personales en las verdades universales de ‘Mystery’ y ‘That's Why I Love My Baby’. Esta última cuenta con el propio Harry tocando el contrabajo. “Creo que son las cosas que no hace lo que me hace quererle. El hecho de que no haga lo obvio. En cualquier caso, estas dos canciones son dos pilares del disco”, comenta refiriéndose a uno de sus trucos preferidos, que consiste en componer dos letras en torno a una misma temática. 
 
Otros dos pilares son ‘Tell All Your Children’ (retro R&B retro con un toque de Marvin Gaye) y ‘I Know Why The Sun Shines’ (que toma prestado de una de las frases de piano más célebres de Sergei Rachmaninoff). Ambas son canciones que envían un mensaje acerca de lo que estamos haciendo con el planeta (el fracking, por ejemplo). “A veces tengo que ponerme un gran sombrero, coloco un candelabro sobre el piano, y me desahogo”
 
Desarrollar canciones con nombre propio le resultó fácil, como en el caso de la minuciosa ‘Arianne’ (inspirada en un viaje al muro de Berlin), el tema ‘Josephine’ o el personaje “buddy” del primer single ‘Send Me A Line‘ (un comentario social sobre gente, como ella misma, “quienes estando ausentes, les preocupa la tecnología”).  “Son brevísimas telenovelas”, comenta acerca de estas composiciones que han sido ornamentadas con tacto por su banda estelar.  
 
Otro gesto típico de Judith es darle la vuelta a la canción más inesperada. Ya lo hizo con su versión descarada del himno rockero ‘Smoke On The Water’ de Deep Purple, y con el irresistible e irresponsable ‘In The Summertime’ de Mungo Jerry. Esta vez ha sido su rendición pausada de ‘More Than This’ de Roxy Music, versión respaldada nada menos que por su autor, Bryan Ferry, con quién giró el año pasado. De hecho, fue grabada en el propio piano de Ferry y en su estudio londinense. Por no hablar de su versión traviesa de ‘Aquarius’ del musical ‘Hair’. “Me encanta tomar letras tan sinceras como éstas y llevármelas a un contexto musical completamente distinto. Soy una persona seria a quién le encanta reírse a menudo. Lo necesito”.
 
El disco termina con la hermosa e inspiradora pieza orquestal ‘The Rain Is Gonna Fall’, cuyas intenciones son contrarias a lo esperado. Sí, lloverá, pero así es la vida y estaremos bien. Que siga lloviendo. 
 
“Judith Owen es una de las artistas vocales más apasionadas y fascinantes de la escena actual. Es una de mis preferidas y una constante fuente de inspiración”. - Cassandra Wilson
 
“Judith es una ‘master class’ sobre cómo se debe hacer un concierto” -- Jackson Browne
 
‘Ebb & Flow’ permitió a muchos descubrir el sonido tan seductor de Judith, y fue aclamado como uno de los principales lanzamientos del 2014 por el diario inglés The Independent, recibiendo además elogios por parte de Le Figaro en Francia, La Repubblica en Italia, Rolling Stone en Alemania y de The Wall Street Journal en los Estados Unidos. También recibió apoyos destacados en la radio británica, concretamente de Jamie Cullum, Bob Harris y del recientemente fallecido Sir Terry Wogan, marcadores de tendencias en la Radio 2 de la BBC. Los tres presentaron sesiones de la cantante galesa y pusieron de manifiesto su potencial para alcanzar a un público amplio. Además, ‘Ebb and Flow’ obtuvo el respaldo de RTE en Irlanda, ARD en Alemania y de la Radio Nacional Nórdica. 
 
“El mejor disco que nunca hizo Joni Mitchell” Rolling Stong (DE)
 
Con músicos como Kunkel, Sklar y Wachtel (quienes en su día trabajaron con Carole King, Joni Mitchell, Jackson Browne y Laura Nyro entre otros), grabar y girar con ellos “era para mí un sello increíble. Esperé mucho tiempo para poder trabajar con algunos de mis ídolos en la música. Se puede decir que soy una flor tardía”, reconoce Judith.  
 
‘Somebody's Child’ con sus distintos ánimos y matices, en clave contemporánea, encaminan a Judith Owen hacia la primera división de cantautores e interpretes, que es el lugar que le corresponde. 
 
Judith Owen presentará en concierto en Barcelona (Barts Club, el 14 de Mayo) y en Madrid (Sala Galileo, 16 de Mayo) las canciones de su nuevo disco ‘Somebody’s Child’ (K-Industria / Absolute) acompañada del legendario bajista Leland Sklar, quien también ha participado en la grabación del álbum y gira habitualmente con ella.
VENTA DE ENTRADAS
 
Barcelona, Sábado 14 de Mayo de 2016, Barts Club. Anticipada: 12€Madrid, Lunes 16 de Mayo de 2016, Sala Galileo Galilei. Anticipada 12€

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario :)

Instagram