En 1974, unos granjeros del centro de China realizaron un descubrimiento sin precedentes: más de 8.000 figuras de terracota que fueron enterradas a menos de 1,5 kilómetros de la tumba del primer emperador de China, Qin Shi Huang. En cuatro décadas desde el descubrimiento, arqueólogos y académicos han seguido estudiando este lugar tan asombroso y, aunque se conocen muchas cosas, otras siguen siendo todo un misterio. Nuevas excavaciones en el lugar realizadas por arqueólogos del Mausoleo y documentada por las cámaras de National Geographic Channel y de la BBC, ofrecen nuevos datos, no solo sobre la misma tumba, sino que también proporcionan una información que puede reescribir la historia de China y de sus contactos con el mundo occidental.

LOS HALLAZGOS

Una prueba del contacto estrecho entre las civilizaciones Griega y China en el siglo III a.C.
Li Xiuzhen, arqueólogo del Museo del Mausoleo del Emperador Qin Shihuang en China afirmó: “Ahora tenemos pruebas del estrecho contacto que tuvo lugar entre la China de la época del Primer Emperador y Occidente, antes de la apertura oficial de la Ruta de la Seda.  Este contacto tuvo lugar mucho antes de lo que pensábamos en un primer momento”.

Antes de la construcción de la Tumba del Primer Emperador, no había tradición para la talla de estatuas humanas de tamaño natural en China. Las estatuas encontradas antes de la época del Primer Emperador son pequeñas, de unos 20 cm (8”) y tenían el aspecto de unas estatuillas sencillas. Tanto de dónde vienen como quién creó el Ejército de Terracota ha sido un misterio hasta ahora.  Para explicar cómo ha podido ocurrir un cambio tan enorme en la habilidad y el estilo artístico, Xiuzhen piensa que las influencias han debido venir de fuera de China.

Lukas Nickel, catedrático de Historia del Arte Asiático en el departamento de Historia del Arte de la Universidad de Viena, ha estudiado unas estatuas de acróbatas circenses que se han encontrado recientemente en la necrópolis de la Tumba del Primer Emperador y piensa que apoyan esta asombrosa nueva teoría: que 1500 años antes de Marco Polo, existió un intercambio de personas, ideas y tecnologías entre la civilización China en Oriente y la Antigua Grecia en Occidente. Si esto es cierto, sería el primer contacto documentado entre Occidente y la civilización China jamás registrado.

La teoría de Nickel afirma que el Primer Emperador se vio influenciado por la llegada de estatuas griegas en Asia Central un siglo después de Alejandro el Grande. Y que los artesanos griegos pueden haber estado en las tierras del Primer Emperador.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

Instagram