“Tres hermanos reciben una carta de su padre funambulista después de años sin saber de él. Con el anuncio de su retirada les invita a ver su última gran actuación. Aeropuertos, aduanas, taxis, maletas… Un viaje de reproches y rencores, de dudas y esperas.” Así es como La Kimera Teatro presenta su cuarto montaje. Como una especie de road play entre terminales de aeropuerto, aviones y esperas, con el que prometen enganchar a cada espectador convirtiéndolo en un acompañante más del viaje. Pablo Castañón, Héctor González y Miguel Rascón dan vida a Peter, Paul y Prince respectivamente. Tres personajes claves en la historia de esta familia que nos llevarán bailando entre la comedia y el drama por un sinfín de momentos en los que el público no podrá evitar sentirse identíficado, y pasar de la sonrisa a la lágrima en décimas de segundo.


ENTRADAS Y MÁS INFORMACIÓN

Con la obra de teatro Cuerdas, no viajarás solo, lo harás de la mano de Peter, Paul y Prince , tres personajes que tienen una segunda oportunidad para conocerse, siendo hermanos.
Un viaje mirando hacía el futuro, pero con una gran carga emocional que hará que los protagonistas siempre miren al pasado.

Te ríes si y mucho, porque el tipo de humor que tiene esta obra pasa de no tener maldad, a tener pequeñas "pullas" que si miras más hacía dentro de Cuerdas , te darás cuenta de que es un drama muy bien enmascarado y eso dice mucho de los actores y el director, porque tardas mucho en darte cuenta, y eso es por el trabajo tan bueno que realizan.


Pablo Castañón, Héctor González y Miguel Rascón, son los auxiliares de vuelo, los encargados de guiarnos en esta aventura, los únicos que conocen hacia donde van, pero que no se quieren dar cuenta
del camino que deben de tomar.
Esta obra de teatro es un ejercicio de reflexión, aunque como he comentado anteriormente, es distendida, ágil y te ríes mucho, pero hay una capa más profunda, que te hace reflexionar respecto a muchas cosas.

Pero es importante hacer sentir al espectador parte de este viaje, y para hacerle sentir que forma parte de "Cuerdas" y para que se quiera embarcar en esta aventura, lo primero que han hecho los actores, es trabajar mucho en la personalidad de Peter, Paul y Prince, en los rasgos que tenía su personaje en el pasado y como ha evolucionado hasta ahora, en sus puntos fuertes ,en los débiles y como cada uno ve a la figura paterna y materna...etc

La banda sonora es una verdadera delicia, elegida con gran delicadeza que se pega a los personajes, como su sombra,digamos que, lo que no puede ser contado en voz alta, se dice con la música.
Fui al teatro con un crítico muy exigente, que salió comentándome pequeños detalles que le habían gustado a él y que a mí, me habían pasado desapercibidas o no las veía como él.

Una de esas cosas que comentamos en el camino de vuelta a casa, y que este crítico me hizo ver, es que, siempre cada uno tiene una percepción distinta de casa cosa, y cuando se es más pequeño, atesoramos los buenos recuerdos, pero también los malos, y en este caso, cada hermano, veía las cosas de distinta manera, cuando era pequeño y eso les ha marcado de mayor.

El poder de la palabra, es muy importante y si las cosas Peter, Paul y Prince, las hubiesen hablado no estarían en el punto de partida, pero pensándolo mejor.
Una obra de teatro completa, que en poco tiempo, habla de muchas cosas con gran maestría, con dulzura pero a la vez con dureza.

Cuerdas, podríamos decir que es una obra que hay que mirar desde dos perspectivas, de los que están arriba y de los que están abajo.
Iría a verla una y otra vez, porque estoy segura que me quedan muchas cosas por averiguar.
Felicidades al equipo por descubrirme esta historia.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)