“Porque la mejor manera de ocultar un lamparón en la camisa es bailar... mover todo el cuerpo para evitar el poso de la mirada, perdiendo el miedo a perder”. Con estas y otras muchas reflexiones sobre el abismo del cambio, música electrónica que se combina con algunos réquiem de Mozart, una estética muy sorprendente y cambiante y una historia que se convierte en un cuento basado en el mito de Sísifo, la compañía gallega Voadora presenta su última propuesta: Calypso. La obra aborda, de una manera muy original, la despedida afectuosa a un sistema que se derrumba y el saludo curioso al nuevo orden aún por descubrir.

Los protagonistas de esta función son R G y B, los colores que conforman el espectro de la realidad, pero también, según la Compañía, “obreros entre dimensiones que fabrican los contornos de nuestro mundo antes de que nos levantemos cada mañana para verlo”. Voadora elabora, en esta ocasión, “el escenario de una gran despedida, elegante y extravagante, el fin de un sistema, el ocaso de las relaciones tal y como se entienden ahora, de la intimidad o del arte”.

Calypso pertenece al área de I+D de la compañía y aborda lo absurdo y las paradojas de la sociedad occidental contemporánea: la generación facebook, la subcultura youtube, el neotrash, la tiranía del photoshop, el selfie y la democratización de la tecnología que ha hecho nacer la sensación de que todos somos artistas. De hecho, el espectáculo se ve, se lee y las escenas discurren con la mecánica del link, pasando de una emoción a otra, de un poema a otro.

La dirección es de Marta Pazos, finalista a los Premios Max 2013 por su dirección de Tokio3 y ganadora tres premios María Casares (dos por dirección y uno por escenografía), siendo la directora más joven en recibir este galardón. La dramaturgia es de Fernando Epelde (ganador de dos Premios SGAE de Teatro Jardiel Poncela en 2014 y 2012 por Drone Estado de gracia, respectivamente), y la música, especialmente compuesta para esta obra, de José Díaz y Hugo Torres (estos dos últimos también actores protagonistas junto a Marta Pazos).

La obra se estrena en Madrid los próximos jueves 14 y viernes 15 de julio en la Sala Fernando Arrabal en Naves del Español con motivo del Festival de Artes Escénicas de Madrid (Frinje). Además, Calypso ha sido seleccionada en el Circuito 2016 de la Red de Teatros Alternativos entre más de 450 propuestas y visitará del 8 al 11 de septiembre el Carme Teatre (Valencia); el 15 y 16 de octubre, el Teatro Victoria (Tenerife); el 19 y 20 de noviembre, La Fundición (Bilbao), y del 16 al 18 de diciembre, La Fundición (Sevilla).

Otro montaje: Don Juan protagonizado por ciudadanos mayores y anónimos

Aparte de este montaje en gira, Voadora está actualmente desarrollando otro trabajo que también cuenta con un componente social añadido: Don Juan, de Molière. Este montaje se desarrolla gracias a un elenco formado por 20 personas mayores de 65 años anónimas que se apuntan voluntariamente –y sin necesidad de experiencia teatral previa- tras una convocatoria de la Compañía en el lugar donde tienen prevista la función. 

Durante 15 días, los ciudadanos trabajarán en conjunto con los integrantes de la Compañía con el objetivo de montar un espectáculo de 90 minutos de duración que explore los conceptos tratados en la obra Don Juan de Moliere: amor, pasión, familia, reputación, sexo, muerte... Todo ello se elabora desdela perspectiva de la tercera edad en la sociedad actual tendiendo puentes entre la rebeldía del protagonista de la obra y el día a día de los integrantes del elenco.

El proyecto termina con la presentación pública del espectáculo resultante (una o dos representaciones, dependiendo del aforo y la demanda) en la localidad de los actores. La próxima cita de esta función es el 1 de octubre en Monbéliard (MA escène nationale, Francia).

Sobre Voadora

Voadora nace en 2007 integrada por el actor y músico Hugo Torres, el productor, realizador y músico José Díaz, y la directora, actriz y artista plástica Marta Pazos. La Compañía tiene su sede en Santiago de Compostela, pero cuenta con un espíritu nómada que les lleva a desarrollar siempre sus proyectos y residencias artísticas entre Portugal y España.

En estos nueve años la compañía ha producido más de 10 espectáculos dejando que las inquietudes artísticas marcaran el camino y buscando siempre la manera de involucrar a artistas, instituciones y públicos de diferentes realidades en una suma de sinergias que asienten sólidamente el futuro para producciones más arriesgadas.

En 2013 la Compañía gana los Premios da Crítica de Galicia por su trayectoria en la que se destaca “su lenguaje escénico asentado en la musicalidad, la búsqueda de nuevos públicos, las nuevas formas de producción, la capacidad de unir diferentes sistemas culturales tendiendo puentes y también la capacidad de asumir riesgos.”

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)