Una experiencia tan arriesgada, dulce y caliente que tu libro podría fundirse.Mia necesita dinero. Mucho dinero. Para ser exactos un millón de dólares. Y además tiene poco tiempo. La vida de su padre está en juego y ella solo tiene un año para saldar sus deudas. Para ello deberá aceptar un encargo que nunca antes habría imaginado…. Durante todo un año Mia acompañará a lo largo de un mes a un hombre distinto y así conocerá el lujo, diferentes estilos de vida, viajará por muchas ciudades, vivirá experiencias sexuales increíbles... Y hasta puede que conozca al hombre de su vida.Doce meses. Muchas vidas. Un solo amor






Cansada de libros de diosas interiores, con señores controladores y estúpidos, parece ser que he encontrado la horma de mi zapato que se está convirtiendo en mi particular obsesión, pero empecemos.
Mia, necesita el dinero y para ello se pone en manos de su tía que tiene una empresa de señoritas de compañía para eventos, galas...etc

Mía es consciente en todo momento que lo hace por su padre, el cual, debe mucho dinero y al cual debe salvar, por lo que durante un año, tendrá que ir de encargo en encargo para poder reunir la cantidad que debe su querido progenitor.
Al principio no sabes como Audrey Carlan, va enfrentar el tema del "acompañamiento" pero lo maneja bastante bien.
En enero tenemos a Wes, en Febrero a un pintor y fotógrafo de origen francés y en marzo a un hostelero muy conocido.

Como habéis podido observar, los personajes masculinos son todos opuestos entre ellos en todos los aspectos, pero debemos de destacar a Wes y hasta ahí lo dejaré (quiero que le conozcáis y juzguéis).
De costa a costa y de ciudad en ciudad, Mía, no solo se dedicará a acompañar o posar, sino que lentamente abrirá su corazón al lector y la iremos conociendo mejor.
La autora en Calendar Girl no solo nos dará sexo y más sexo, también intentará hacer que Mia vaya curando sus heridas y su corazón.

Con un lenguaje a veces un paso basto, pero sin llegar a ser soez, la autora ha hecho que vuelva a creer en este tipo de literatura, que queráis o no, se ha convertido en un sota, caballo y rey, vamos que lo diré claro, no nos ofrecía nada nuevo.
Audrey Carlan no solo nos mete en la vida de Mia, sino que seremos testigos de como también nuestra protagonista aconseja a sus clientes.
Con sexo, mucho sexo, pero nada que ver con lo que nos tienen acostumbrados, porque en ciertas ocasiones las descripciones acerca de este son delicadas pero en ciertas ocasiones un tanto como "mete y saca" y listo.

Con sus pequeños inconvenientes o "peros" esta primera parte que va entre enero y marzo, me ha gustado mucho. He sido capaz de empatizar con Mia y con el resto de personajes.
El resto de meses no sé como será, si ira perdiendo fuelle o no, pero viendo de lo que es capaz Audrey, la daré un voto de confianza.

2 comentarios

  1. No se que pensar.... la verdad es que no me llama mucho, tengo la impresion de que es mas de lo mismo.... ya vere que hago.... Puede que mas adelante le de una oportunidad. Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Este género no me llama en lo absoluto, pero me alegra ver que has disfrutado su lectura :)

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)