En la Sociedad Cervantina de Madrid, en la céntrica calle de Atocha, este viernes y sábado he podido disfrutar o mejor dicho recordar la figura de "El Quijote de la Mancha", ese de cuyo nombre no quiero acordarme.
El viernes de la mano de un cocinero llamado Alonso nos enseña a realizar el "potaje de vigilia" pero para los que lo sepáis y para los que me conocéis no soy buena cocinera por lo que estaréis pensando ¿En que te metiste? Pues os lo contaré.

Don Quijote,una comedia gastronómica es una obra de teatro apta para niños, en la que no solo disfrutaremos viendo como Alonso, hace un plato que apareció en la novela del ilustre hidalgo, sino que a su vez, recordaremos pasajes de este libro tan internacional.

Son 50 minutos que se te pasan volando porque nuestro particular guía por la cocina castellana, hará que el espectador interactúe, que se levante, que se meta de lleno en las aventuras y desventuras de Don Quijote.
Es un espectáculo totalmente diferente, está muy bien llevado y nunca decae, estas en pequeña familia y se te quita la vergüenza y te entran las ganas de volver a leer por primera vez o de sumergirte de nuevo con Sancho,Quijote,Dulcinea...

Don Quijote,una comedia gastronómica es imprevisible, no sabes de lo que trata o que sucederá o que nos contará Alonso, hasta que no estas encima del escenario, haciendo de Sancho,Quijote o del ventero.
Hay muchas maneras de culturizarse, pero hace tiempo que no daba con ninguna interesante hasta que salí de ver esta comedia gastronómica.

El sábado toco el turno a Amarga Dulce basada en el personaje de "Dulcinea" el amor de Don Quijote.
Algo más tranquilo y más visual que lo que pude ver el viernes, en este caso Paula Quintana es la que nos guiará a través de los pensamientos de ella y lo que supuso Don Quijote, Sancho y nos hace preguntas al público que quedan en la mente.

Ver a Paula,delante tuya,sintiendo miles de sensaciones y sentimientos y trasmitiéndolo con su baile y su arte, es digno de ver.
Es algo transgresor, está lleno de guiño, de objetos que en apariencia no dicen nada pero conforme pasan los minutos, vas dándote cuenta como encajan las piezas.

Tanto en Don Quijote,una comedia gastronómica&Amarga Dulce no solo lo disfrutas, también lo vives.

Si tenéis la oportunidad de ver ambas obras de teatro, no os lo perdáis.



Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)