“ETERNAL” marca un nuevo giro en el cine de ciencia ficción en el que resurrección, alta tecnología, poder y dinero se mezclan en un cóctel de trepidante thriller de acción. Producida por Ram Bergman y James D. Stern, productores de Looper, “ETERNAL” sitúa la trama en un futuro cercano en el que las altas esferas del poder pueden acceder a lo único que antes no podían pagar con dinero: la inmortalidad. El prestigioso actor inglés Ben Kingsley, ganador del Oscar por Gandhi, interpreta a Damian Hale, un hombre multimillonario que tras ser diagnosticado con un cáncer terminal se somete a un proceso médico secreto por el cual su consciencia es transmitida al cuerpo de un hombre joven y sano, interpretado por Ryan Reynolds (Buried, Linterna Verde). Completan el reparto Matthew Goode (The Imitation Game, Match Point), Michelle Dockery (Non Stop, ‘Downton Abbey’), Victor Garbez (Argo) y Natalie Martinez (La trama). El visionario director Tarsem Singh (La celda, Immortals) se pone detrás de las cámaras de este frenético thriller que explora las consecuencias que conlleva acabar con una vida a cambio de vivir eternamente. Los españoles Álex y David Pastor (Infectados, Los últimos días) firman el guión de la película, que llamó la atención de Tarsem Singh tras aparecer en la prestigiosa «Lista Negra de los mejores guiones de cine no producidos» que se elabora cada año con los guiones mejor valorados por productores y ejecutivos de estudios americanos. En esta lista han figurado películas como El discurso del Rey, La red social, Los juegos del hambre, El francotirador y Django Desencadenado entre muchas otras. “ETERNAL” aborda en clave de thriller algunas de las preguntas universales que surgen de los avances médicos y tecnológicos que cada vez progresan con mayor velocidad. En palabras de su director Tarsem Singh: «Nuestra mente puede vivir mucho más tiempo de lo que nuestro cuerpo físico ha evolucionado para vivir, pero ¿qué podemos hacer al respecto? Si Einstein o Steve Jobs hubieran podido vivir un poco más, seguramente habrían contribuido mucho más a la humanidad.»

Un rico empresario con cáncer terminal se somete a un procedimiento médico radical que consiste en transferir su conciencia a un cuerpo sano y joven. Todo va bien hasta que empieza a descubrir que el cuerpo que habita pertenecía a una persona que lo vendió a cambio de dinero para su familia. Con este descubrimiento pondrá su vida en peligro ya que en este lucrativo negocio no pueden quedar cabos sueltos.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)