Joshua Connor se gana la vida buscando agua en la agreste Australia, una tierra tan dura y agreste como su vida. Tras el fallecimiento de su mujer, decide marcharse a Turquía para encontrar los cadáveres de sus tres hijos fallecidos durante la guerra en la batalla de Galípoli y así poder darles sepultura junto a su mujer.
A su llegada a Turquía se instala en un pequeño hotelito familiar regentado por Ayshe.
Pero encontrar los cuerpos de sus hijos es mucho más complicado de lo que él creía, no solo por el desconocimiento del lugar en el que están enterrados los cuerpos, además, ir a esa zona es algo casi imposible.
Gracias a la ayuda de Ayshe encuentra la forma de llegar, cuando lo hace el paisaje es desolador, lo que ve ante él es una escena dantesca, demasiada sangre derramada sobre esa tierra.
Unos oficiales turcos colaboran con el ejército australiano para encontrar a los cuerpos de los desaparecidos, él es quién le hace ver que no solo ellos perdieron a sus hijos, padres, madres y esposas perdieron a hijos, maridos, hermanos para hacer frente a una invasión.
Cuando finalmente encuentra los cuerpos de sus hijos, solo hay dos cadáveres, con la esperanza de que su tercer hijo este vivo, inicia una búsqueda, en la que solo cuenta con la ayuda de los dos militares turcos, sumido en una guerra contra los griegos, que intentan invadir Turquía.
El que fue su enemigo, es ahora el único que le presta ayuda…
Primer trabajo del actor Australiano como director protagonista, no creo que fuera fácil estar detrás de la cámara y delante al mismo tiempo, aún así el resultado final es digno de alabar, espero que sus próximos trabajos sean así.
Desde el principio la fotografía es espectacular, toda ella, los paisajes australianos toda esa magnitud, la luz, el colorido, la belleza de las imágenes en Turquía, la Catedral es sobrecogedora.
El reparto es muy homogéneo, Crow, del que debo decir que no soy demasiado fan, me deja gratamente sorprendida por como defiende en esta película su personaje, pasmada estoy, vale que en algunos momentos lo noto algo forzadillo, pero es algo muy escaso.
Olga Kurylenko interpreta a Ayshe, esta correcta en su papel.
Un irreconocible, Jai Courtney, al que recientemente vi en la segunda parte de Divergente, convence totalmente en su papel, lo defiende con bastante credibilidad.
Pero mis personajes preferidos son  sin duda, Yilmaz Erdogan que interpreta al personaje de Hasan y Yilmaz Erdogan, Hasan, el militares turcos que ayudan a Crow, ellos le hacen ver que en la guerra todos perdieron, sin importa el bando al que pertenecieran.
Pero son los ojos y la ingenuidad del niño que interpreta al hijo de Aysha los que me cautivaron.

La única pega que le veo a la película es la historia entre Crow y Kurylenko, creo que el argumento es lo suficientemente potente y esta tan bien plasmado que es algo de lo que se podría haber prescindido, además, no se no termino de verlo creíble.

El caso es que, El Mastro del Agua , primer trabajo de Russell Crowe  como director, es sorprendente,  una película que nos recuerda que en una guerra no hay vencedores ni vencidos, hay dolor. Dolor de todas aquellas personas que perdieron a un ser querido por intereses económicos, territoriales o ambiciones políticas.

George Santayana dijo “Sólo los muertos han visto el final de la guerra”.    

-ESTRENO HOY-    

-Agradecimientos a la distribuidora        

3 comentarios

  1. Pues la verdad es que suena bastante bien, espero poder verla pronto :)

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
  2. Justo vi el cartel hoy en el centro comercial y me llamó la atención de inmediato. El trailer tiene buena pinta así que espero poder disfrutar de ella pronto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me llama un montón la peli. Gracias por la info!
    Besitos ^^

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)

Instagram